.
.
.

LA EXCEPCIONAL
LEVADURA GRIMBERGEN

define su sabor legendario

La levadura Grimbergen aporta un aroma excepcional a nuestras cervezas.

Esta levadura tiene su origen en Bélgica, sus características genéticas específicas conforman el ADN de todas las cervezas Grimbergen, ofreciendo unos aromas frutales de gran intensidad, como piña, frutas maceradas y especias (clavo).

La levadura se mantiene a temperaturas muy bajas (-80ºC) en un lugar protegido de la fábrica, donde se reproduce, para preservar el auténtico sabor.

Grímbergen, única en su especie

Las cervezas Grimbergen destacan por encima de otras cervezas de abadía debido a sus distintos ingredientes y a su variedad de estilos. Grimbergen emplea especias y maltas tostadas en distintas cervezas, conservando parte del proceso tradicional que empleaban los monjes de la abadía.

La elaboración de la cerveza Grimbergen comenzó en 1128.

Gracias a los libros antiguos de la abadía, se ha verificado que la elaboración de cerveza comenzó en 1128. Durante décadas y siglos, los monjes perfeccionaron sus técnicas cerveceras y fueron famosos por sus exquisitas cervezas.

En 1789, después de la Revolución Francesa y del consiguiente trastorno en la vida religiosa, se detuvieron todas las actividades relacionadas con la elaboración de cerveza en las abadías y los monasterios de toda Bélgica. Pasaron más de 100 años hasta que la abadía de Grimbergen retomó las actividades cerveceras.

Hoy en día las cervezas Grimbergen todavía se elaboran bajo la supervisión de los monjes de Grimbergen, en Bélgica y Francia. Además, se sigue utilizando la receta tradicional, custodiada cuidadosamente en la abadía.

La abadía retomó sus actividades cerveceras más de 100 años después de la Revolución Francesa.