DISFRUTE DE LA LEYENDA
con estilo

Grimbergen es una marca con una historia intensa. Los aromas y sabores únicos distinguen a Grimbergen de las demás. Por eso, a la hora de servirse Grimbergen exige un ritual apropiado cuya finalidad es crear una experiencia multisensorial.

Enjuaga la exclusiva copa de Grimbergen

Coge la exclusiva copa de cristal Grimbergen y enjuágala con agua fría para eliminar cualquier impureza.

La emblemática copa de cristal Grimbergen está diseñada específicamente para preservar e intensificar los complejos aromas de esta excepcional cerveza de abadía.

La temperatura de nuestra cerveza debe estar entre 6ºC y 8ºC

Una temperatura de entre 6º C y 8º C (dependiendo de la variedad) garantizará la correcta densidad de la espuma y preservará los sabores y aromas de la cerveza.

Una cerveza servida a una temperatura demasiado elevada estará pastosa y viscosa.

Inclina la copa 45º

Para tirar correctamente la Grimbergen en la copa, esta necesita estar a la altura de los ojos del camarero.

Tirada

Deja que la cerveza fluya a lo largo del interior de la copa. Una vez llenos los dos tercios de la copa, gradualmente, pon la copa en posición vertical para crear una buena corona de espuma.

La espuma

Una Grimbergen perfectamente tirada tiene una corona de espuma de dos dedos de espesor.

Permitir que la espuma se desborde. No limpiar ni secar la copa con un paño.

Presenta la cerveza

Servir la copa con el logotipo de cara al consumidor y colocar la copa sobre el posavasos Grimbergen.

Brinda utilizando los sentidos

Oler la la espuma e identificar los delicados aromas de una Grimbergen es el final perfecto para degustar la cerveza con todos los sentidos.